Llaman a los bomberos para retirar una bandera LGTB en Chueca porque “genera malestar”

Nosotros somos muy fans de los cuerpos de seguridad. Bomberos, policías, con sus brazacos, sus uniformes, sus abdominales y sus mangueras. De lo que no somos muy fans es de que respondan a llamadas un poco absurdas y un poquito homófobas.

El dueño del Bar Noma, en la calle Infantas de Madrid (para más señas, está justo en el centro de Chueca) colgó el domingo pasado una bandera LGTB en la marquesina de su local porque le dio la real gana. Podríamos decir que lo hizo porque se acerca el Orgullo y lo quería celebrar pero no hace falta un motivo real: la colgó porque sí, y punto. Poco después de instalar la bandera en la fachada de su local el administrador del edificio se puso en contacto con él para decirle que tenía que retirarla “inmediatamente” porque había generado “malestar” en “algunos vecinos.

Ante eso el dueño del bar se puso a pensar qué hacer ¿la quitaba? ¿no la quitaba? Y entonces se dio cuenta de que no tenía ningún sentido lo que le estaban pidiendo y que cuando cuelga otras banderas (como la del Real Madrid cuando ganan un título) o pone bichitos en Halloween o cositas de Navidad nadie se queja. Así que no hizo caso y dejó la bandera donde estaba, bien colocadita y bien visible.

El martes por la mañana apareció frente al local una patrulla de la Policía de Madrid acompañada de un camión de bomberos que venían a retirar la bandera. El dueño dijo que ni de coña iban a tocar la bandera y desde ese momento los vecinos a los que la bandera les causa “malestarsiguen llamando a la policía, que en 24 horas se presentó en el local hasta 5 veces, por denuncias sobre irregularidades que no existían. Porque la Policía no tiene nada mejor que hacer que ir a atosigar al dueño de un bar que ha colgado una bandera, claro.

A %d blogueros les gusta esto: